Clara

casona bosque 4

De nuevo las mismas imágenes…

Las dos corren juntas por el jardín entre risas bajo el sol cálido. La niña se detiene ante unas flores. Se agacha a cogerlas. ¡Mami, mira qué bonitas! Con la mano en alto la pequeña se incorpora para mostrar su tesoro. Su júbilo, no obtiene respuesta. La pequeña se gira en redondo sorprendida. A  su lado no hay nadie. Está sola.

El sol ha desaparecido, las hojas rojizas de los árboles que descansan en el suelo parecen cobrar vida propia. El viento las azota formando remolinos a su alrededor, nubes gris plomo  cubren el jardín y empiezan a descargar agua. La niña corre desesperada bajo la lluvia. Busca, pero no la encuentra. ¿Mamá? Grita bajo la tormenta. Nadie responde. Tiene miedo.

La casa al fondo del jardín, la tranquiliza. La puerta está abierta. Intenta llegar hasta allí. Sus zapatos se hunden en el barro. En su carrera la pequeña resbala y cae. Se levanta, sigue corriendo. Llega. En los escalones de piedra de la entrada las gotas de lluvia forman riachuelos. Salta entre ellos y entra. De pie, inmóvil en el centro del recibidor, solo se escucha su respiración agitada. Todo está en silencio. De su uniforme azul con el escudo del colegio, se descuelgan pequeñas gotas  que poco a poco se estrellan contra el suelo de mármol blanco a sus pies. Ploc, ploc… En su mano un par de margaritas marchitas pierden sus hojas. Tirita. Tiene frio.

— ¿Mamá? —llama, sin obtener respuesta.

En ese momento percibe un familiar olor a jazmín. Ella está allí.  Se gira, alza la vista, y la ve, en lo alto de la escalera blanca. Lleva el pelo recogido en una coleta y viste uno de sus vestidos de seda Desde donde está puede oír como tararea una familiar melodía “… Quand il me prend dans ses bras, il me parle tout bas, Je vois la vie en rose…”

La pequeña sonríe aliviada y sube por la escalinata. Pero al llegar a los últimos escalones, justo cuando extiende los brazos para abrazarla, la escalera crece y ve como ella se aleja. La niña corre, intenta alcanzarla, pero cada vez hay más peldaños entre ella y su madre. Vencida se deja caer en el suelo frio. Un peso le oprime el pecho, se ahoga. Intenta gritar, pero no sale su voz. Las lágrimas empiezan a corren por su mejilla. Su cuerpo se convulsiona. Unos fuertes sollozos rompen el silencio. Llora.

Clara…

Despierta, Clara .Un brazo fuerte la sacude.

—Has tenido una pesadilla.

Con la cabeza apoyada en el cristal Clara abrió los ojos. Tenía todavía la mirada ausente cuando se giró hacia su padre. A su lado Xabier conducía concentrado con la vista fija en la carretera.

Mamá ya no está  y no estará, susurró sin pensar.

“… Il me dit des monts d’amour, des nits de tous les jours, Et ca me fait quelque chose…”

La conocida melodía que sonaba de fondo la sacó de su aturdimiento. De forma instintiva, se inclinó hacia adelante y de un manotazo violento silenció aquella voz dulce.

—Clara, ¿Qué haces? Si no querías música, bastaba con decirlo. No tenías porqué apagarlo a golpes.

Clara chasqueó la lengua  a modo de protesta y se revolvió incómoda en su asiento. Sin contestar contempló las infinitas gotas que se estrellaban veloces  en el cristal a su derecha. Fuera un manto gris cubría de agua la carretera.

La tormenta ya amainaba cuando el jaguar negro tomo un desvío a pie de carretera.

—Estamos a punto de llegar. Verás cómo te gusta.

En unos minutos,  Clara lo tuvo ante sus ojos. Al fondo del camino de tierra envuelto en la niebla se encontraba un edificio de piedra imponente.

—Si mamá estuviera viva, no dejaría que me hicieras esto. Contestó.

Susana Álvarez.

Anuncios

Autor: Susana Álvarez

Inquieta por naturaleza, amante de los libros y el cine. En la lectura me decanto por la novela en todas sus versiones; Aventuras, histórica, ciencia ficción, fantasia, terror... Aunque poco a poco me voy adentrando en el mundo del relato corto y el cuento. Mi reto pendiente es ampliar todo ese mundo lleno de letras, participando ya no solo como lectora sino tambien escribiendo. Y en eso estoy...

4 comentarios en “Clara”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s