El Marciano

Hoy os traigo una reseña de una novela de ciencia ficción dura, o “hard sci-fi”: El Marciano, de Andy Weir

Marciano

 La ciencia ficción dura es ese subgénero dentro de la ciencia ficción que se ocupa de presentarnos protagonistas apáticos, sin pasado, que casi siempre son científicos, enfrentados a problemas y situaciones que se sostienen en la verosimilitud científica o técnica. El rigor es primordial. Es un tipo de literatura en la que gran parte de la gracia es no entender muy bien lo que te están contando, sentirte un poco tonto cuando la lees, pero más listo que los que no la leen. Los que realmente disfrutan con la ciencia ficción dura me los imagino un poco como un elitista club británico, tomando té con el meñique alzado, y riéndose de Star Wars y las naves espaciales que viajan más rápido que la luz. Esto es una exageración mía, por supuesto. Por mis experiencias a lo largo de los años, la realidad es mucho peor.

En los años setenta, Larry Niven diseñó un mundo anular, y es famoso el conflicto que generó con sus fans, que le escribieron explicándole los errores que había cometido. Se rumorea que incluso por los pasillos de una convención de ciencia ficción en 1970  gritaban: “¡El mundo anillo es inestable! ¡No se sostiene!”.

Al margen de la anécdota, la ciencia ficción hard siempre se ha caracterizado por su rigor, como ya he dicho, y sus lectores suelen considerar que la verosimilitud científica es casi lo primordial en la novela. Yo no soy muy fan de este tipo de ciencia ficción, aunque he leído unas cuantas obras, y algunas incluso las he disfrutado. A mí me gusta que haya énfasis en las historias personales, en los trasfondos de los personajes, y en las motivaciones más subjetivas. Digo esto para aclarar cierta subjetividad que puede adornar esta reseña, y para que no me la tengáis muy en cuenta.

El libro que reseño hoy es “El Marciano” de Andy Weir, que podemos englobar en esa categoría “dura”, pero con muchos matices, y que se ha convertido en un best seller en Estados Unidos, con más de 500.000 ejemplares vendidos en lengua inglesa. Desde mi perspectiva cínica, siempre he creído que la ciencia ficción dura no puede dar best bellers, porque la mayor parte de la humanidad es demasiado tonta para entenderla. Y creo que ahí reside gran parte del éxito de esta novela: en la facilidad para transmitir un montón de datos aburridos, orlados de credibilidad, y sin que la trama se resienta mucho. Es una novela amena, con toques de humor, a pesar de ser hard sci-fi.

Ayer tuve la oportunidad de asistir, en la librería Gigamesh de Barcelona, y junto a otros bloggeros especializados, a una videoconferencia con el autor. Como lo primero es lo primero, muchas gracias a la gente de Ediciones B  por invitarme. Fue una velada muy interesante.

Puedo decir, con orgullo, que mi cabeza es la más brillante de las que asistieron.

“El Marciano” es una novela que inicialmente se autopublicó en Amazon.

Andy Weir la fue publicando en su web, por capítulos, de forma gratuita. Cuando la terminó, tarea que le llevó tres años –desde 2009 hasta 2012-, algunos de sus lectores habituales le pidieron que la compilase en un único documento para que pudieran bajárselo y leer la novela con comodidad. Andy, que es un tipo muy majo, lo hizo. Entonces, algunos le pidieron que la publicase de forma que pudiesen leerlo en formato para kindle,  y en vez de enviarlos a la mierda, la colgó en Amazon. Pero Amazon, como la maligna megacorporación que es, digna del cyberpunk más capitalista, le obligó a ponerle precio. Andy la colgó a 0,99 $, el mínimo posible. Y, cosas de la vida, la gente se la bajaba más de Amazon, previo pago, que de su web, gratis. Él decía no entenderlo, pero le parecía genial. Y de esta forma empezó a convertirse en un best seller. Hay más cosas que ayer, en la videoconferencia, nos dijo no entender. Él escribió la novela para sus seguidores, pues ya tenía unos dos mil, a raíz de que en su web iba colgando relatos cortos, pero no se esperaba que una novela tan “científica” pudiese interesar a tanta gente. Era una novela para “nerds”, escrita por otro “nerd”. Y yo tampoco lo pensé… hasta que leí la novela. Y es que parte del éxito de “El Marciano” se debe a que es una ciencia ficción que voy a llamar “durablanda”. O “hard scifi for dummies”.

La novela en sí nos narra cómo un astronauta de una misión tripulada a Marte es abandonado a su suerte, cuando sus compañeros lo abandonan en el planeta en mitad de una brutal tormenta. No es que sean unos cabrones redomados, sino que le daban por muerto, ya que salió despedido del módulo donde estaban, con una antena atravesándole el cuerpo. A raíz de eso, Mark, el protagonista,  se encuentra en la tesitura de intentar sobrevivir en Marte, por sus propios medios, hasta que la siguiente misión tripulada regresé allí. Y faltan cuatro años. Pronto, nuestro McGyver espacial comenzará a encontrar problemas, y se dedicará a solucionarlos. A priori parece muy difícil, y lo es. Y aquí entran las patatas. No quiero desvelar mucho, por si os pica la curiosidad, pero puedo decir con rotundidad que esta es la mejor novela de cultivo de tubérculos en Marte que he leído en mi vida.

La estructura de la novela es simple. Por un lado tenemos a Mark, el protagonista, que narra su día a día en entradas de diario escritas en primera persona, con abundantes chascarrillos humorísticos. El uso de la primera persona sirve para acercarnos a su situación, y conocer un poco su personalidad. Esto ya está mal, porque todo el mundo sabe que los personajes de la ciencia ficción dura no tienen sentido del humor. Ni sentimientos. Y rara vez personalidad.

Mark es un bromista, y en algunas cosas me recuerda al Peter Parker de los comics, con cierta incontinencia verbal en situaciones letales. Andy nos dijo que para crear su personalidad, pensó en él mismo, y le quitó todos los defectos.

Por el otro lado, tenemos a la gente de la Nasa, que gracias a los satélites marcianos descubren que Mark sigue vivo, y comienzan una carrera desesperada para comunicarse con él, y rescatarle. Así que a estas alturas ya tenemos varios elementos de la ciencia ficción dura:

-Protagonistas científicos sin trasfondo personal, apáticos.

-Situación extrema que, en teoría, puede solucionarse de forma verosímil con la aplicación de la ciencia o elementos técnicos creíbles.

Y algunos elementos no tan comunes:

– Un personaje principal que genera grandes dosis de humor

– Una trama que mantiene la tensión, y que en todo momento parece ser una lucha por la supervivencia, cada vez más difícil, y con abundantes cliffhangers.

A partir de ahí, ya os toca a cada uno decidir si os llamado la atención. La novela es una especie de Robinson Crusoe en Marte, con una carrera contrarreloj por la supervivencia, y algunas incongruencias menores a nivel científico. El propio Andy nos reconocía dos bastante “graves”. La primera es que las tormentas en Marte, aunque es cierto que llegan a los 150 km/h, por efecto de la baja gravedad apenas podrían dañar nada. La segunda es la invención de un material que protegía al protagonista de la radiación, para que pudiera pasear por la superficie marciana. Sin ese material inventado, nuestro protagonista tendría cánceres en los cánceres, por la ausencia de capa electromagnética en Marte. Este tipo de cosas deberían provocar que los seguidores más duros pongan el grito en el cielo. Pero el lector menos exigente, sin duda, lo aceptará como un recurso necesario para la existencia de la novela. Y es que “El Marciano” tiene unas críticas sorprendentemente positivas.

A mí personalmente no me ha gustado mucho, en parte por el continuo baile de datos que no aportan nada –cálculo de calorías para sobrevivir, comiendo patatas, por ejemplo-, y por la ausencia de profundidad en los personajes.

Que todos los datos sean realistas, se escapa a mi comprensión, pero dotan a la novela de un aura de verosimilitud. Yo ya he dicho que prefiero la ciencia ficción más “para tontos”, con naves espaciales que simplemente vuelan  más rápido que la luz, sin necesidad de explicarme complejos motores centrípetos que generan gravedad en su interior. Pero la verdad es que la novela es verosímil, y se lee con mucha facilidad.

Ridley Scott le compró los derechos cinematográficos, a los cuatro días, como dice el autor, de vender los literarios a Random. Él se ha desentendido de la película, confiando en el buen hacer de Ridley, que la está rodando en Budapest, con Matt Damon como protagonista. A finales de 2015 se espera el estreno. No sé hasta qué punto esa confianza denota inteligencia, o simplemente dice lo que cree que tiene que decir, pero eso sólo el tiempo lo dirá.

Andy está escribiendo su siguiente novela, que en la videoconferencia nos reveló que sería mucho más “soft”, con aliens y naves espaciales más rápidas que la luz, y escrito en tercera persona, con más personajes. Y como bonus, nos dedicó uno consejos para quienes quieren dedicarse a escribir:

Andy Weir

El primero es que escribáis. Nada de pensar en escribir, o hablar de escribir. Escribid.

El segundo es que no le habléis a la gente de vuestra novela. Id enseñándosela según avanza, y así iréis dosificando la atención de vuestros amigos, y eso os irá retroalimentando. Si lo explicáis todo desde el principio, esto no ocurrirá.

Y el tercero, que valoréis la autoedición, porque según él, es un momento dorado para ella.

En resumidas cuentas, una novela sesuda, y un acercamiento exitoso de la ciencia ficción dura a las masas. Mientras, en alguna logia clandestina forrada de paneles de caoba ahumados por habanos, al calor de una chimenea alimentada por egos tan duros como la madera de roble, los verdaderos seguidores de la ciencia ficción dura probablemente maldicen a Andy Weir, agitando sus puños hacia unos cielos en lo que no hay ningún dios para ellos, bajo las miradas de las cabezas cortadas de los autores que cometieron errores e incongruencias científicas.

Carlos Díaz

Anuncios

Autor: Carlos Di Urarte

Lector profesional especializado en fantasía, ciencia ficción y terror. Ex-librero entusiasta. Blogger criticón. Padre y esposo.

4 comentarios en “El Marciano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s