HUMO

Según mi nariz, mi padre era tabaco o betún.
Me fascinaban sus zapatos negros y las volutas grises que escapaban de su pipa de caoba, cuando de su mano recorría el empedrado del gueto. Yo le seguía aferrado a su abrigo como si fuera el vagón de un tren.
Nos mudaron lejos de Praga. Ya no fumaba, pero las cenizas tiznaban su rostro. Ya no llevaba zapatos, el barro succionaba sus pies.
“Nunca te abandonaré”, susurró junto a las chimeneas. “Saldremos juntos de esta”, prometió bajo el aguacero.
Sobreviví como zapatero de botas negras y miradas grises.
Según la dirección de mis ojos, mi hogar era fosa o alambre de espino.
Mi padre acabó convertido en lo mismo que sus promesas.

 

Carlos Di Urarte

Autor: Un hombre con barba

Lector profesional especializado en fantasía, ciencia ficción y terror. Fui aprendiz de librero pero me echaron por mi afición a eyacular entre las páginas de los best sellers. Hago reseñas y luego me las como. A veces las subo y nadie las lee. Escribo cosas raras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s