La Bella durmiente

2011-DEC-Describing-Her-only-friend-by-Edli-247x300
Imagen sacada de la red

Cuando el hada madrina llegó al castillo y entró volando por la ventana en la habitación de la princesa, supo al momento lo que necesitaba aquella joven que dormía plácidamente.

Agitó su varita  y ante ella apareció.

El enorme dragón se acercó a la cama donde yacía la joven y con su cálido aliento acarició su mejilla.

La princesa , soñolienta, abrió los ojos perdiéndose en el verde intenso de esa mirada que la acechaba. Se incorporó, sonrió agradecida al hada madrina y alzó los brazos.

El dragón la asió con mimo entre sus garras, y en la ventana desplegó sus alas desapareciendo en el horizonte.

*Microrelato presentado en estanochetecuento.com diciembre 2017

Susana Álvarez

 

Melodía

radio vieja[1]

La encontró el mismo día que ella se marchó para siempre.

Estaba entre sus cosas, al fondo del armario, justo detrás de una caja de cartón repleta de cartas de amor. Era increíble que las hubiese conservado durante tantos años.

Tras deshacerse de aquella corbata negra, que jamás hubiera  querido vestir, se calzó las zapatillas y arrastró sus pies cansados hasta el salón.  Allí, la colocó en la repisa de la chimenea junto al marco de plata que guardaba en su interior el rostro sonriente de una joven pareja de enamorados.

Desde entonces cada tarde sentado en el sillón , cerraba los ojos y se dejaba llevar por la melodía que surgía de aquella vieja radio donde sonaban, como caídos del cielo, esos temas que tanto bailaron juntos.

Nunca falló a su cita con la música , esperando el día en se reunieran de nuevo.

Hasta el día en que la muerte le sorprendió, tarareando en su sillón , con su mejor traje y una sonrisa en los labios, junto a la antigua radio que dejó de funcionar un par de décadas atrás.

Susana Álvarez

Nota: Microrelato presentado bimestre pasado en estanochetecuento.com.  Cuento, cuyo tema giraba en torno a La Radio.

Déjà Senti

Consciència de ser dona

 

“Volviste a mí una tarde fría de invierno.

Y digo volviste, porque ya habías estado junto a mí.

Todavía no sé cuándo ni dónde fue, pero lo sabré.

Y digo lo sabré con la convicción de que un día u otro seacapaz de

encontrar la respuesta, del mismo modo que encontré el camino hacia ti.”

Dicen que a veces ocurre, que es más habitual de lo que pude parecer por lo extraordinario de su apariencia.

Hay quien ha tratado de darle una explicación científica, reduciéndolo a un simple error de percepción de nuestro cerebro difícil de explicar, o quien ve en él signos de clarividencia e iluminación. Nada más lejos de la realidad.

Para mí una simple palabra lo define. Recuerdo.

Casi anochecía cuando sin darme cuenta mis pasos me guiaron de nuevo hacia las estrechas callejuelas de la zona vieja de la ciudad. Sin proponérmelo, se había convertido en una costumbre para mí acabar la jornada inmersa en el pequeño mundo que emergía en las calles adoquinadas de la ciudad. En ellas el tiempo parecía haberse congelado entre cafés y pequeños locales que conservaban su apariencia de antaño. Leer más “Déjà Senti”