San Gabriel (V)

cenador bosque

Conforme me alejaba del San Gabriel el paisaje de fue haciendo más sombrío y cerrado, hasta el punto de que los árboles apenas dejaban que el sol se filtrara a través de sus ramas y una luz verdosa parecía envolver mis pasos en aquel bosque donde reinaba el más absoluto silencio. Hasta el más pequeño pájaro parecía haber enmudecido en aquel lugar.  A estas alturas el sendero había desaparecido y el aire se había tornado gélido. Traté de conservar la calma y caminé entre los árboles sin saber hacia a donde me dirigía. Leer más “San Gabriel (V)”