El asesino de manuscritos (I)

Old-Typewriter-1Martes

Hoy he hablado con la casera. Fue ella la que notificó la desaparición. Acostumbraba a desayunar con ella cada mañana, supongo que más por hacerla compañía que por otra cosa. Cuando esa mañana no lo hizo, extrañada, subió a su habitación. Dice que la encontró vacía. Tenía la ropa del día anterior doblada sobre la silla, y la cama estaba deshecha. Pero por la mañana no apareció, y ella está segura de que se habría enterado si hubiese salido. Es una anciana jovial, que se levanta cada día a las seis de la mañana para dar de comer a las gallinas. Utiliza muebles viejos, que le atraen a veces, como leña, y colecciona figurillas de porcelana. Y cada una de ellas parece tener su tapete de ganchillo. Es como viajar en el tiempo. Dice de nuestro hombre que era un poco excéntrico, y acostumbraba a pasarse días dentro de su habitación, aporreando una vieja máquina de escribir con la misma fuerza con que su difunto esposo partía troncos. Ella le ofreció un viejo ordenador, que era de su hijo y marchó a la universidad, pero le contestó que las teclas no funcionarían igual. Que estaba muy acostumbrado a su vieja Corona. Me dijo que la comp en una subasta, a un anticuario de Bratislava. Leer más “El asesino de manuscritos (I)”