LA SIRENA. Capítulo I

Perdí mi alma cuando tenía trece años, sin siquiera haber desayunado. Bajé de la cama de un salto cuyas consecuencias funestas no descubriría hasta muchos años después. Si en vez de levantarme de madrugada, antes de que la primera luz del alba asomase en el horizonte, si en vez de salir de mi hogar con un cuchillo corto, el abrigo de piel de oveja de mi abuelo, y las aspiraciones soñadoras que sólo un adolescente podría tener, si en vez de ello me hubiese quedado en la cama, quizá hubiese sido más feliz. O quizá no, pues los hados son caprichosos, y gustan de hacernos divagar con sus: “y si”. Leer más “LA SIRENA. Capítulo I”

LA SIRENA. Prólogo.

El Marrano

Las bisagras de hierro protestaron con un chirrido de rata aplastada. La puerta de mi celda se abrió lentamente, como si el visitante temiese encontrar un monstruo agazapado en la penumbra. En vez de un monstruo, solo estaba yo, encadenado a la pared, con mis pies a dos palmos del suelo anegado y mis muñecas ancladas a la piedra negra con argollas herrumbrosas.
El brillo de la antorcha que portaba el recién llegado me hirió el ojo sano y me hizo apartar la vista. Apreté la mandíbula al notar miles de agujas clavarse en mi pupila. Tras varios días sumido en la más completa oscuridad, el mero atisbo de una llama me laceraba la mismísima alma. Supongo que, para mi visitante, eso sería una prueba más de mi condenación, temeroso del fuego purificador. Leer más “LA SIRENA. Prólogo.”